Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

Nos ha visitado la Virgen



Hemos disfrutado con la presencia de la imagen de la Inmaculada de la peregrinación “Madre ven”. La hemos querido recibir como una verdadera visita, al estilo de como visitó al apóstol Santiago a la orilla del Ebro, cuando desanimado en su apostolado se le presentó en carne mortal para confortarle, consolarle e infundirle esperanza.

La hemos dado la bienvenida, la hemos aplaudido, la hemos piropeado, la hemos invocado, reclamado su atención maternal con confianza de hijos. Hemos implorado su compañía materna para vivir el camino de la fe; que nos muestre a Jesús para ir creciendo en su conocimiento e intimidad y que cuando nos toque pasar a la otra orilla acompañe nuestro paso cogidos de su mano y nos muestre a Jesús.

Nuestra Madre general, Sor Mª Purificación, ha querido colgar de sus benditas manos un rosario, que en su día había regalado el Papa Benedicto XVI, queriendo expresar la tierna y filial devoción que la Congregación le profesa.

Emotivo fue la participación de nuestros Mayores que entre plegarias y cantos expresaron su filial devoción pidiendo su valiosa intercesión.

“Déjanos extender nuestra mano temblorosa por los años y tomar seguro la tuya para atravesar este valle de dolor.

Condúcenos con la mirada en alto, enséñanos a fijar nuestros pobres ojos en tu Hijo Jesús. ¡Ábrenos la Puerta! ¡Ábrenos la puerta hacia Dios!” le suplicaba Matilde con voz temblorosa y manifiesta emoción y en tono parecido se fueron expresando varios de ellos.

Si emotiva fue la llegada no lo fue menos la despedida. Un grupo numeroso de hermanitas la acompañaron hasta la Basílica de la Virgen de los Desamparados turnándose en llevarla sobre las andas.

Esperamos que estas horas especiales del 13 de septiembre vividas en torno a la Madre nos haya caldeado el corazón con una verdadera y  firme esperanza.

 Galería de imágenes                Galería de imágenes