Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

Gracias por vuestra ayuda


                          

 

Queremos compartir el mensaje de gratitud que nuestras hermanas de Madrid, calle Lagasca 17,  han enviado a todos los que les han ayudado en los duros días de la pandemia; también cartas de algunas de las voluntarias/os que les escribieron a las hermanas después de estas oscuras jornadas en las que derrocharon cariño, amor, profesionalidad, tiempo...    Verdaderos testimonios de amor desinteresado. Leyéndolos brota espontánea la frase: ¡Hay mucha gente buena!.

Unas Ancianas, una comunidad de Hermanitas os dicen ¡Gracias!

A todos los que habéis pasado por nuestra casa, a todos los que habéis compartido con nosotras los días duros y oscuros de la pandemia, a todos los que habéis puesto vuestro coraje, trabajo, constancia; a todos ¡GRACIAS!  En este paréntesis en la historia de nuestro mundo, en nuestra historia personal, han sucedido cosas grandes que solo desde la clave fe - amor, podemos intuir la acción de algo más profundo, íntimo, sobrenatural…  

Leer íntegro

 

Master en AMOR

He tenido la suerte, de pasar el casting realizado desde el cielo para poder prestar mis manos y mi persona a ayudar a los que lo necesitaban.  Firmé mi "contrato" que permitía movilidad al inicio de la Semana Santa y al principio la palabra indefinido no la entendí, ahora es la cláusula que más me gusta. Voluntaria en la residencia de las Hermanas de los Ancianos Desamparados de Madrid.

Leer íntegro

 

Una simple carta

Antes de que pase más tiempo no quería dejar de escribirles unas letras, (…)  Una simple carta. Decirles que ha sido un privilegio y un verdadero honor recorrer con todos ustedes este difícil y largo camino. Hemos llorado, reído, hablado, bailado… juntos. Días malos, muy malos, buenos y regulares. Y por fin y como un buen equipo, parce que hemos llegado a la meta. Quizá no los primeros, pero sí y lo que es más importante, lo más juntos posible, intentando no dejar a nadie atrás, aunque es cierto que hemos perdido a algunas por el camino.

Leer íntegra

 

Cada día pregunto 

No le llamo para no molestarla y quitarle tiempo que sé que está ocupadísima pero cada día pregunto y sé que están evolucionando bien. Quisiera darle las gracias por, a pesar de la tragedia, haberme permitido compartir con ustedes esta Semana Santa tan especial en la que una vez más a través de la sed de Cristo he descubierto a Jesús sufriendo en cada ancianita y en sor Teresa, sor María Jesús y sor Leonor a la Madre que cuida con todo carió y dedicación a su hijo y en Belsye… a la Magdalena enjugando siempre con alegría las lágrimas, el sudor… y pendientes de paliar con antelación las necesidades.

Leer íntegra

 

He vivido un milagro

Dios me ha dado el privilegio de vivir el COVID en primera fila, voluntaria en una residencia de mayores.

Leer íntegro