Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

Pasajes de poscoronavirus

 

Experiencias de uno de nuestros mayores 

Para mis Ángeles guardadores, las hermanitas que por su humildad omito.

Tras el paréntesis vital que nos ha supuesto a toda la humanidad, la pandemia vírica del Covid-19, me ha venido el recuerdo histórico de la peste valenciana de finales del siglo XIX, que sufrieron mis abuelos.

Gracias al Creador y a su equipo de colaboradores que me ha permitido sobrevivir, a esta venganza de la madre tierra, contra los hijos del edén perdido, he vuelto a nacer en una nueva era, en este mi tercer tramo vital, del camino ascendente al encuentro del MAS ALLÁ (como nos dijo en su sinfonía del mismo título el maestro Joaquín Rodrigo).

La vida anterior, ha pasado como una película ante mis ojos como si hubiera salido de un coma inducido, o de un túnel luminoso del último viaje, viaje sideral acompañado de la voz de mi soprano y musa Regina, entonando un (Gloria) de la música de las esferas musicada por el inmortal Bach.

Y al fondo, adivino las sonrisas eternas de mis padres que ya están esperándome entre las estrellas que danzan como David el salmista, ante el templo del supremo arquitecto del mundo.

Valencia del Cid a dieciocho de junio de dos mil veinte.

                                                                                       Eugenio Carbonell Serrano