Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

Profesión perpetua

 

El 31 de mayo, domingo, solemnidad de Pentecostés, seguro que las Hermanitas de las 201 comunidades de la Congregación volvían su mirada a la Casa madre porque sabían que aquí se realizaba un acto importante para toda esta gran familia de Hermanitas.

A las 11 de la mañana de este espléndido día comenzaba la santa misa, presidida por monseñor Arturo Ros, obispo auxiliar de Valencia, en la que 13 hermanitas junioras hacían sus votos perpetuos, su opción radical y para siempre de seguir a Cristo pobre, casto y obediente en la Congregación de las  Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Las circunstancias exigidas por la pandemia impidieron que regresaran a su país de origen para realizar este acto tan importante en sus vidas y ser acompañadas por sus familiares. En la Casa madre llevan desde abril de 2019 preparándose para este momento que se prolongó un mes debido a las circunstancias mencionadas.

La celebración, cumpliendo las indicaciones sanitarias fue a puerta cerrada guardando la distancia social y el uso de mascarillas, en la que solo participó la comunidad y algunos profesionales sanitarios, que  durante todo este tiempo de alarma y confinamiento han estado a nuestro lado, con gran profesionalidad y eficacia, gestionando y apoyando la labor sanitaria y, han querido acompañarnos en la celebración.

Galería de imágenes