Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

San Joaquín y Santa Ana en el Hogar de Ciudad Real

 

“Cuiden con interés y esmero a los ancianos”. Este consejo que la Santa Madre vivía y nos animaba a irradiar a las Hermanitas, sigue siendo plenamente actual y extrapolable hasta nuestros días. Es muy hermoso contemplar cuántos y cuántos detalles se derivan de su vivencia en el día a día de las Hermanitas…

Hoy queremos centrarnos en la festividad del día 26 de julio. La Iglesia nos invita a celebrar en este día la memoria de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús y, por lo mismo, patronos de todos los abuelos. Es una fecha muy señalada en el calendario de las casas de las Hermanitas, que siempre queremos ver felices a nuestros mayores, y tratamos de esmerarnos, con los medios que tenemos a nuestro alcance, para conseguirlo. Generalmente lo celebramos con mucha fiesta, y recibimos una inmensa satisfacción al contemplar sus rostros radiantes de felicidad.

Nos trasladamos hoy a Ciudad Real, y desde aquí, queremos haceros partícipes de lo que ha supuesto la fiesta de este año. Comenzamos el día de la mejor manera: en torno a la Eucaristía. Preparada con todo detalle, moniciones, preces especiales, ofrendas propias portadas por nuestros mayores… Sin duda, se han ensanchado nuestros corazones y se han puesto a tono con el de Jesús, con su Amor eterno e incondicional hacia cada uno de nosotros. D. Rafael, nuestro capellán, nos exhortó a “vivir el día en y desde la acción de gracias”, y nos recordó algo muy importante: “que podemos santificar nuestros últimos años, podemos mejorar nuestra convivencia… somos libres para escoger el bien en cada momento y para ir creciendo y mejorando cada día. Y esto, además, nos aportará salud y tranquilidad”.

Este año también participó en la Eucaristía el sector de hostelería y restauración, adelantándose unos días a la festividad de su patrona –y nuestra- Santa Marta, en la que cada año nos acompañan. Además, nos ofrecieron una degustación de unos platos de gala a media mañana, y después, como siempre, la comida. Cortesía que queremos agradecer inmensamente a través de estas líneas.

Y, entre la Eucaristía y la degustación, tuvimos un festival muy familiar con diversas actuaciones, poesías, y un gesto de reconocimiento también para nuestros trabajadores. Ellos son, sin duda, esa prolongación de nuestros brazos y, por qué no, de nuestro corazón, pues hacen posible que, entre todos, cuidemos con esmero y dedicación de nuestros mayores, intentando incrementar la calidad de atenciones prestadas en su beneficio.

Y así, en un ambiente festivo se desarrolló todo nuestro día. Y, para compartirlo con todos, y que también podáis disfrutar y sentiros parte de nuestra gran familia, hemos elaborado un vídeo que quiere transmitir y compartir un poquito lo vivido en este día. ¡Deseamos que os guste y lo disfrutéis! ¡¡Que el Señor os bendiga!!                          link de un periódico digital de Ciudad Real