Hermanitas de los Ancianos Desamparados

volver

Festividad de santa Teresa Jornet

 

Dentro del marco festivo que envuelve esta jornada del 26 de agosto en la Congregación y en especial en la Casa madre, donde reposan los restos mortales de santa Teresa Jornet, Monseñor Vicente Juan Segura, obispo de Ibiza, ha presidido la solemne Eucaristía a las 10:45 acompañado de varios sacerdotes.

En la homilía Mons. Vicente fue desgranando la vida de la Santa “porque su vida nos enseña buenas cosas, y así al celebrar su fiesta lo hacemos presente para nuestro bien”.

Recordó la semblanza que de ella hizo Pío XII, en la homilía de su beatificación aquel 27 de abril de 1958: “Alma grande y al mismo tiempo humanamente afable y sencilla como su homónima, la insigne reformadora abulense; humilde hasta ignorarse a sí misma, pero capaz de imponer su personalidad y llevar a cabo una obra ingente; enferma de cuerpo, pero robusta de espíritu con fortaleza admirable: ‘monja andariega’ ella también pero siempre estrechamente unida a su Señor; de gran dominio de sí misma, pero adornada con aquella espontaneidad y aquel gracejo tan amable; amiga de toda virtud, pero principalmente de la reina de ellas, la caridad, ejercitada en aquellos viejecitos o viejecitas que exigen paciencia y benignidad de que habla el Apóstol”.

Dentro de este conjunto espléndido, continuó diciendo el Sr. Obispo, Pío XII subrayó tres suaves matices: “la gran parte que la Virgen Santísima quiso tomar en su vida y en su obra; su irresistible inclinación a procurar la asistencia a los desvalidos y, por fin, aquella suavidad y naturalidad con que se abandonó a los designios ocultos de la Providencia, o, mejor dicho, aquel modo perfecto y ejemplar con que supo prescindir de sí y de su voluntad para identificarla completamente con la santísima voluntad de Dios”.

Que ella que vive con Cristo, nos conduzca en nuestro camino hacia Él, verdadero monte de salvación, y que un día, junto con ella y todos los demás bienaventurados podamos contemplar la gloria de la Trinidad en el cielo y cantar eternamente sus alabanzas.